martes, 16 de julio de 2019

Reseña: Ojos de fuego - Stephen King

¡Buen martes! Por acá andamos, intentando volver de a poco *sigue hablando en plural como si más personas manejaran el blog*. Hoy les traigo (otra vez) a Stephen King. El Maestro del Terror que justo hoy no viene a ejercer su título de tal. ¡Disfruten!

Ficha del libro:

Título: Ojos de fuego (título original: Firestarter)
Autor: Stephen King
Fecha de publicación: 29/09/1980
Editorial: Plaza & Janés Editores, S.A.
Género: thriller, ciencia ficción
Páginas: 523

Sinopsis:

Charlie es una niña rubia, de ojos azules, educada y cariñosa.
Pero también es pirquinética. Sí, puede encender fuego a distancia, desde inofensivas fogatas hasta hogueras capaces de arrasar amplias extensiones. Y si posee estas capacidades a los siete años, horroriza pensar en sus poderes destructores cuando sea adulta. Aunque, la verdad, tiene pocas probabilidades de llegar a edad adulta. Porque el servicio secreto norteamericano encargado de realizar investigaciones científicas y paracientíficas para su aplicación militar, ha decidido estudiar a Charlie y luego eliminarla, tal como estudió y eliminó a sus padres después de haberlos utilizado en sus experimentos...

    Primer pensamiento que tuve al empezar a leer el libro: Me recordó mucho a Carrie. Tiene diferencias con ella, pero la asocias fácil. Tienen poderes mentales, al principio les cuesta controlarlos pero finalmente lo logran. Cada una a su manera, pero lo logran. Y tienen distintos desenlaces como personajes, pero bueno.

    Me costó un poco engancharme por la traducción y cómo estaba escrito. Algunas cosas se me entreveraban, pero la historia está muy interesante. No tiene nada que ver con el género del terror, sino que más bien se adentra en los terrenos del thriller y la ciencia ficción.

    Se puede decir que la novela tiene dos partes: la primera, donde Charlie tiende a reprimir sus poderes piroquinécticos, y la segunda, donde aprende a controlarlos.
    En la primera se alterna el presente con algunos flashbacks que nos cuentan como Andy y Charlie llegaron a ese momento. Me desesperaba (bah, en todo el libro me desesperé) viendo cómo podían zafar de esa situación, quedar a salvo. Y sabía (porque let's face it, estamos hablando de Stephen King) que si encontraban un poco de paz, se les iba a terminar con el correr de las páginas.
    La segunda parte se me hizo más tranquila (antes del final, claro), aunque mi preocupación y desesperación por el bienestar de los personajes principales no menguó ni un minuto.
 
    Hay personajes con los que te encariñas (bah, solo Charlie y su padre, y es por lástima) y personajes a los que odias acérrimamente: Rainbird como máximo exponente. No tiene nada bueno. Es sádico, y manipula a Charlie mediante historias exageradas sobre su vida para ganarse su confianza y lograr el cometido mayor.

    La narración está en tercera persona, mostrando las perspectivas de Andy, Charlie, e incluso de algunos miembros de La Tienda, los antagonistas; fundamentales para el desarrollo de la historia. Te ayuda a entender todo, aunque claramente no compartas sus principios.
    Algo que me gustó de la historia, es que King deja ver el pasado de Andy de manera natural y cómo muestra los problemas en los que se metieron sin llegar a aburrirme. Te da perspectiva de cómo llegaron a dónde llegaron, y cómo forjó eso su carácter.

    Más allá de los poderes que tienen los personajes en el libro, Ojos de fuego no cuenta con ese mundo sobrenatural al que usualmente nos tiene acostumbrados Stephen King. No hay contacto con el más allá, y en realidad, los personajes no son como son por obra de la naturaleza. Sus poderes no les fueron otorgados de manera natural, de nacimiento. No son seres especiales. Son como son por culpa de experimentos científicos, y ahora están en peligro por eso mismo. 

   
    Libro recomendado para los que no quieren leer cosas de terror que después los haga perseguirse (?) y mirar abajo de la cama y atrás de las puertas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario